M A R Í A . L O R E T O . V A L E N Z U E L A pix
arq
pix
Bioarquitectura
Contácto
arq pix pix pix pix pix
pix pix pix pix pix pix
Hacia una ciudad en armonía con el espacio silvestre

 

No es posible la evolución de una pieza musical sin haberla ejecutado alguna vez, ni posible la obra del escultor sin un previo boceto escalado. Del mismo modo no es posible la práctica de la conservación supeditada al plano teórico ó marginada a políticas ideológicas. Al incorporar el concepto de habitar humano, la conservación se complejiza aún mas y requiere de un sistema próximo a la ley natural.

El mundo Natural visto desde una perspectiva constructiva y humana es el resultado de un modelamiento continuo donde la esencia de lo interior viene modelado por el ambiente. En este proceso ocurren un sinfín de procesos a mayor o menor escala y cada uno de ellos obedece a la convivencia de una porción del objeto natural con su contiguo. De este modo desde la partícula más pequeña al sistema más complejo existe un sentido de armonía bajo la filosofía de lo natural.

Cómo intervenir esta secuencia con artefactos o sistemas artificiales que nacen de la necesidad humana sin la convivencia de lo natural?

Las ciudades obedecen a la inoperancia del resguardo anterior, las ciudades son costras sobre un suelo no visto, sobre un sistema que existía previamente que no alcanza a convivir ni adecuarse al nuevo integrante artificial. Sin querer hacer de esta hipótesis una negación de la necesidad humana es posible integrar el artefacto al ambiente. En algún lugar existe una armonía entre el recurso natural y la obra humana. El mejor regalo del “Pequén” que habita la duna es una plancha de Zinc que atrae a reptiles por la transferencia de calor y que finalmente son un componente esencial de su alimentación. En algún lugar el concreto y el acero pueden contribuir a la preservación del medio ambiente.

Durante años de observación he constatado cómo este fenómeno de la sabiduría natural permite en algunos casos permite el aprovechamiento desde lo natural a lo artificial. Mi invitación y búsqueda se alinea a la práctica de de la oportunidad y como el Pequén aprovechar y descubrir los puntos de encuentro entre el mundo natural y el artefacto humano.

 

María Loreto Valenzuela